"Donde se quiere a los libros también se quiere a las personas" Heinrich Heine

viernes, 27 de noviembre de 2015

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS CUMPLE 150 AÑOS

Una niña, aburrida y perezosa a la que no le gustan los libros sin ilustraciones ni diálogos, penetra en la madriguera de un conejo blanco al que ha estado siguiendo y, desde allí, accede a uno de los mundos de fantasía más fascinantes que ha dado la literatura infantil. 
Así arranca Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, de cuya publicación se conmemora el 150º aniversario. Su autor, Lewis Carroll era el seudónimo del reverendo Charles Lutwidge Dodgson, profesor de matemáticas en Oxford . Tímido y reservado, era un apasionado de la fotografía, la creación de juegos matemáticos, la experimentación con el lenguaje, la fotografía y los niños. 

El libro de Lewis Carroll tiene múltiples lecturas. Es, por supuesto, una aventura destinada a lectores infantiles, pero también un escalofriante reflejo de la conflictiva personalidad de su autor, una sátira de su época y una obra maestra del humor absurdo. Leída de niño, los libros de Alicia reflejan el asombro y el miedo de la infancia; leídos después, la indignación ante la estupidez e hipocresía de los adultos.

Convertida ya en un icono, Alicia aún tiene mucho que enseñarnos y sus continuas mutaciones en forma de reediciones, adaptaciones y parodias es inspiración para otros artistas. Desde su publicación ha influido en las manifestaciones artísticas más variadas desde la cultura popular a canciones, relatos, teatro, ballet, cine y hasta videojuegos. 

Ilustración de John Tenniel, 1ª edición de 1865



Resulta curioso cómo surgió la historia. En un verano de 1862, Charles Ludwing Dodgson, acompañado de un amigo, habían llevado a tres niñas, Lorina, Edith y Alicia a pasear en barca a orillas del Támesis . A las niñas les encantaba escuchar las historias que Dodgson les contaba, armando argumentos estrafalarios a partir de las interrupciones, comentarios y sugerencias de las niñas. Esa tarde, la protagonista de la historia fue Alicia, que acababa de cumplir diez años. Así nace Alicia en el País de las Maravillas en la que la lógica y azar, naturaleza e imaginación anticipan el armazón de lo que sería su obra maestra. 

Posteriormente Alicia le pidió que escribiera la historia. En 1865, se publicó el libro firmado bajo el seudónimo de Lewis Carroll . Seis años más tarde, apareció el segundo volumen de las aventuras de Alicia, A través del espejo que tiene la estructura de una partida de ajedrez . Los dos libros forman parte de la pequeña biblioteca de obras esenciales de la humanidad y, como otras, son la crónica de un viaje. Esta obra convirtió a Lewis Carroll en un autor reconocido y exitoso. 

Alicia no tiene moraleja y transmite cierta sensación de anarquía. Está lleno de juegos verbales con significados múltiples que la convierten en una pequeña maravilla. Es un desbordante escaparate de imaginación sin freno.

En de la A a la Z encontraréis una hoja de ruta para disfrutar de su particular mundo.

En las películas que la han adaptado se comprueba cómo distintos artistas han reinterpretado una obra que cada lector imagina de una manera. 

Sin duda, su cumpleaños bien merece una relectura o lectura para los que todavía no la conozcan. Es el mejor regalo que podemos hacerle a esta chica respondona, curiosa, resuelta y divertida que, a pesar de sus 150 años, no pasa de moda.

Vía: El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario