"Donde se quiere a los libros también se quiere a las personas" Heinrich Heine

miércoles, 4 de noviembre de 2015

PÉREZ- REVERTE: "LITERATURA, EDUCACIÓN Y VIDA"

Recientemente se ha celebrado el VI Congreso de Educación de la Fundación Santillana en Puerto Rico, cuyo objetivo es valorar la importancia de la enseñanza de la lengua y la literatura en la educación. Académicos, profesores y estudiosos coincidieron en el papel decisivo que tiene el desarrollo de la competencia lectora para asegurar una permanencia exitosa y duradera del alumno en la escuela y prever que tenga una vida adulta en condiciones de bienestar y con oportunidades para acceder y disfrutar a la cultura.

 Arturo Pérez Reverte, escritor y miembro de la Real Academia Española dictó la conferencia magistral Literatura, educación y vida, en la que expuso un motivador recorrido sobre la decisiva importancia de las lecturas infantiles y juveniles y su contribución al gusto por la lectura, a la mejora de la educación y, en resumen, a la vida.

Aquí tenéis algunos extractos del discurso del que destacamos estas palabras.

"Los libros, la lectura, no sólo dan el conocimiento de una lengua y su uso correcto, o transmiten conocimientos. Son también puertas al pasado, viajes del tiempo que permiten a un joven pelear junto a los tlaxcaltecas, construir las pirámides, navegar por el mar tenebroso, vivir la Italia del Renacimiento, las independencias americanas, gritar su miedo y su valor en campos de batalla o vivir la intensa emoción de la soledad y el descubrimiento en un laboratorio, en un gabinete científico. Pasear junto a filósofos griegos, luchar en las Cruzadas o ser amigo de George Washington o de Beethoven”. 

“La literatura da herramientas prácticas de vida, se adelanta a lo que esos jóvenes tendrán que vivir en el futuro. Les proporciona analgésicos para soportar el dolor, armas para combatir, mecanismos para comprender. Pone a su disposición esos tres mil años de cultura, de ciencia, de experiencia y de memoria”. 

“Mi última novela se titula “Hombres buenos”, y se refiere a quienes, en el siglo XVIII, creyeron que era posible cambiar el mundo con libros. Hacer a sus conciudadanos, con libros y lectura, más cultos y en consecuencia más libres....los hombres buenos, hoy, son los profesores. Los maestros. ... Esos maestros capaces de dejar huella, de abrir caminos, de merecer que, pasado el tiempo, algunos de esos alumnos los recuerden con afecto y respeto... Y para esos hombres y mujeres buenos, para esos maestros, la mejor herramienta, el mejor argumento, es un libro. Un libro que sepa, gracias a ellos, captar la atención del niño, fascinar al joven, forjar al adulto”. 

"La literatura, la lectura, siguen siendo herramientas educativas eficaces e imprescindibles".


No hay comentarios:

Publicar un comentario