"Donde se quiere a los libros también se quiere a las personas" Heinrich Heine

viernes, 20 de noviembre de 2015

DÍA UNIVERSAL DE LA INFANCIA

El 20 de noviembre se conmemora el Día Universal de la Infancia, una jornada en la que se celebran la defensa de los derechos fundamentales de los niños y niñas, así como se denuncia la situación de los menores en algunos países más desfavorecidos.

No obstante, sobre todo es un día para llamar la atención sobre la situación de los menores más desfavorecidos, dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a las personas de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo.

Naciones Unidas estableció que se celebra el Día Universal del Niño el 20 de noviembre, fecha en la que la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959. Esta declaración reconoce al niño y la niña como "ser humano capaz de desarrollarse física, mental, social, moral y espiritualmente con libertad y dignidad".

Pero, ¿Cuáles son estos derechos básicos?

Sus 10 artículos hacen referencia a los siguientes derechos:
1. El derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión, idioma, nacionalidad, sexo, opinión política.
2. El derecho a tener una protección especial para el desarrollo físico, mental y social.
3. El derecho a un nombre y a una nacionalidad desde su nacimiento.
4. El derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuada.
5. El derecho a una educación y a un tratamiento especial para aquellos niños que sufren alguna discapacidad mental o física.
6. El derecho a la comprensión y al amor de los padres y de la sociedad.
7. El derecho a actividades recreativas y a una educación gratuita.
8. El derecho a estar entre los primeros en recibir ayuda en cualquier circunstancia.
9. El derecho a la protección contra cualquier forma de abandono, crueldad y explotación.
10. El derecho a ser criado con un espíritu de comprensión sexual, tolerancia, amistad entre los pueblos y hermandad universal.

Sin embargo, son demasiados los países que no cumplen los derechos básicos de los menores.
 
Actualmente hay 59 millones de niños y niñas en el mundo que no van a la escuela. De ellos, 30 millones son niños desplazados y refugiados que se han visto obligados a abandonar su país y que luchan cada día por recuperar su infancia.
 
Las ONG hablan de uno de cada tres menores en riesgo de pobreza y exclusión social.
De los datos que ofrece la UNICEF en el ámbito de la salud destaca que 5,9 millones de niños morirán este año antes de cumplir cinco años.Los factores que más influyen son la ubicación del hogar, la riqueza y el nivel educativo de la madre.

La tasa mundial de escolarización primaria ha llegado al 90 por ciento, pero unos 59 millones de niños todavía no gozan de este derecho y un tercio de niños del mundo en edad de ir a la escuela secundaria están al margen de ella en los países menos adelantados.

De manera general, los niños de los hogares más pobres tienen cinco veces más probabilidades de no ir a la escuela que los que provienen de los hogares más favorecidos.

El número de niñas casadas antes de los dieciocho años pasará de 15 millones hoy en día a 16,5 millones en 2030.
 
UNICEF precisó que sólo el 8 por ciento de niños y niñas del mundo viven en países cuyas leyes los protegen del castigo corporal. Según su análisis, cuatro de cada cinco niños entre los dos y catorce años fueron sometidos a una disciplina violenta dentro del hogar.

En España, los niños de hoy en día están mejor informados y son más participativos,  reciben mucha más información, por muchas más vías. Se relacionan más con sus amigos por dispositivos y no tanto de forma presencial aunque la disponibilidad de conectarse a Internet y a las redes sociales las 24 horas del día conlleva riesgos nuevos.
Son más tecnológicos, ven más televisión. Sueñan con superhéroes, juegan al fútbol y al pilla pilla y siguen necesitando cariño y comprensión.
 
Los niños de hoy son, de media, un poco más altos y, según los datos del Ministerio de Sanidad, tienen más sobrepeso y obesidad que las generaciones anteriores. 
 
Les encantan los videojuegos, a partir de los 11 años todos quieren un móvil y son mucho más capaces que los adultos para manejar cualquier aparato tecnológico. Pero en el fondo, les sigue gustando aquello que se pone de moda, sea el patinete, las canicas o los muñecos de la última película. Juegan mucho menos en la calle, pero la actividad preferida de los recreos siguen siendo el fútbol o el pilla pilla.

El niño de hoy tiene muchas posibilidades de ser hijo único o tener un sólo hermano Además es una generación que ve menos a sus progenitores.Dentro de los modelos familiares también hay estructuras nuevas.

Vía: varias fuentes consultadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario