"Donde se quiere a los libros también se quiere a las personas" Heinrich Heine

martes, 20 de octubre de 2015

LOS CUENTOS, UN RECURSO CON POSIBILIDADES INFINITAS

La lectura es una fuente de experiencias y emociones que nos inspira y alimenta, un poder de evocación que nos provoca una reacción en el que se descubren nuevos mundos o actitudes para comprender la sociedad en que vivimos. 

La lectura en voz alta es una estupenda herramienta para fomentar lectores, en la que se busca la comprensión de lo que se esta escuchando además de promocionar emociones y el gusto por la lectura sobre todo si se hace acompañado de adultos capaces de transmitir a los pequeños la curiosidad, el interés, el cuidado y el amor por la lectura.

El contacto con los libros, debe ser en edad temprana , incluso de bebe, ningún niño es demasiado pequeño para jugar con los libros ni para escuchar lo que se le lea, para que se acostumbren a escuchar la voz de los padres o maestros. 

La lectura es como una caricia o el arrullo, que suele asociarse en nuestros pequeños a momentos de calma y seguridad en la que se le dedica toda la atención.
Ilustración: Kewin Hawkes

El cuento es un recurso ideal para que el adulto juegue con el niño sin distracciones en un ambiente de seguridad y afectividad. La cotidianidad de estos momentos gratificantes puede convertirse en una actividad habitual  que sembrará las semillas para crear el hábito lector.
                                                             Cómo contar un cuento

Para contar un cuento es necesario:
  • Escoger adecuadamente el texto. . El deseo de contarlo tiene que nacer de dentro para poder compartirlo con los demás.
  • Mejor si es breve y contarlo sin prisas
  • Pensar en los destinatarios, según su edad, momento e intereses para que comprendan el texto y su contexto. El niño al escuchar un cuento establece y descubre nuevos significados y expresiones con los que construir su estructura metal, desarrollar la imaginación y conectar con el mundo exterior.
  • Practicar la narración para encuadrar los personajes y el argumento. Marcar las expresiones corporales y hacer silencios en la parte que lo necesite, moverse si es necesario, jugar con la voz y los gestos.
  • Para narrar un cuento, hay que adaptarlo, revisarlo y revivirlo como si fuera una historia propia y especial .Cada narrador conoce que elementos debe sacar para darle la emoción y el sentido necesario. La cercanía con el oyente es muy importante. Es necesario crear un ambiente de expectación.
  • Se empieza a narrar cuando hay silencio y expectación, desde ese momento ya no se debe interrumpir la narración  a no ser que se  interactúe con los oyentes. 
  • Hacer una pequeña introducción para que conozcan el tema y atraer la atención del oyente. 
                                        Decálogo del cuentacuentos

Aquí tenéis algunos enlaces con cuentos para todos los gustos.
. Recursos variados en Cuaderno Intercultural

Vía: Palabras azules

No hay comentarios:

Publicar un comentario