"Donde se quiere a los libros también se quiere a las personas" Heinrich Heine

miércoles, 5 de junio de 2013

DESVENTAJAS DE LOS E-BOOKS: LECTURA MÁS LENTA Y MENOR COMPRENSIÓN

 La “lectura digital” engloba tanto dispositivos dedicados (e-books) como lectura en pantalla de ordenador o en teléfonos avanzados. En la lectura digital (con hipertexto) el proceso de comprensión lectora es más exigente: el lector tiene que hacer un esfuerzo mayor para elaborar las relaciones entre los componentes que constituyen cada documento o texto.

  El lector ha de tener una competencia multimedia que le permita integrar también destrezas relacionadas con la expresión y la escritura, junto con la “inteligencia social”.

Los estudios aseguran que la lectura en formato digital está en alza y que elevan los índices de lectura. Afirman también que los lectores de e-books leen más que los lectores de libros impresos.  Sus usuarios suelen ser lectores ya formados que tienen ya adquirido un hábito lector  y expanden su afición al terreno electrónico. Los libros electrónicos tienen grandes ventajas: son prácticos, asequibles, se transportan fácilmente y nos permiten tener más libros disponibles que no ocupan espacio...   
Sin embargo también tienen algunos inconvenientes. A veces las tiendas virtuales y las webs de descarga ofrecen libros con erratas o deficiencias que necesitan algunas mejoras como:

  1. La propuesta gráfica de la cubierta que a veces es insuficiente.

  2. La página legal para que aparezcan todos los datos.
  3. El índice que en algunos libros aparece descuidado.
  4. El formato que no permite compartir lo que se lee.
  5. La maquetación

    Cada vez más estudios científicos señalan que es más difícil comprender un texto escrito en un medio digital que en una hoja de papel. La profesora Anne Mangen hizo un estudio con alumnos (del mismo curso y semejantes niveles académicos) y los resultados verificaron que aquellos que habían leído en el ordenador habían respondido a las cuestiones un poco peor que sus compañeros que lo habían hecho en papel.
    Y es que con un ebook, no sólo tenemos que entender el texto, sino también ubicarnos mentalmente en él. Una de las dificultades que indicó la investigadora para explicar esta diferencia fue que la búsqueda de información y la señalización del texto era mucho más complicada si se utilizaba un archivo en formato pdf. La única manera de desplazarse en un texto, de esa manera, es utilizando el scroll de la página, mientras que en un libro es más fácil moverse a través de las diferentes secciones e incluso comparar al mismo tiempo páginas no consecutivas, simplemente haciendo uso de nuestras manos. El cerebro tiene que afrontar dificultades añadidas que no aparecen con un libro convencional, como es aprender a desenvolverse con un texto con el que no podemos interactuar de manera física.
    Estos problemas interfieren con lo que debería ser lo único que llenase nuestra mente durante la lectura del libro, que es la plena comprensión de este. “La facilidad con la que puedes encontrar el comienzo, el final y todo lo que hay en medio, es una manera de hacer la lectura de libros menos agotadora cognoscitivamente, así que hay más espacio para la comprensión”, concluía la autora, señalando uno de los puntos más importantes : los mapas mentales.
    El aspecto táctil del libro es otro factor a tener en cuenta. Diferentes psicólogos han defendido repetidamente que nuestra relación con los textos, cuya comprensión en principio parece más abstracta y desligada de sus características físicas, tiene sin embargo más relación con lo físico de lo que querríamos pensar. Cuando leemos un libro creamos, aun de manera inconsciente, un mapa mental, de la misma forma que haríamos con un territorio anteriormente desconocido para nosotros. Y para ello utilizamos diferentes referencias, como la localización en la página de un contenido concreto o la división por capítulos. Estos marcadores, han desaparecido con los ebooks o son menos fáciles de identificar.
    Con un ebook, un microrrelato o una extensa novela pesan lo mismo. La memoria visual y la desaparición de esas pistas complica nuestro recuerdo de lo leído, que nos parece un texto sin fin.
    Puede pasar también que, a la hora de pasar las páginas de un libro al azar, encontremos relaciones entre los diferentes capítulos que serían casi imposibles de hallar a través del uso de libros electrónicos. El libro físico proporciona un sentimiento de control sobre el texto que desaparece con la lectura informática, y la manipulación del objeto (subrayados, doblados, etc.) nos ayuda a comprender mejor el texto y que en los ebooks es otra habilidad que tenemos que aprender y dominar.
    Vía:el confidencial.com 


No hay comentarios:

Publicar un comentario